Hace 10 años…

Un primero de octubre como hoy, hace 10 años, murió Silvio en Sevilla. Para aquellos que no sepan quien es, se trata de un rockero, pionero de lo que se denominó «rock andaluz» y que posterioremente sería explotado por grupos como Triana. Silvio murió en Sevilla, en el hospital Virgen del Rocío justo cuando a escasos metros de ese hospital un chaval de 18 años y su madre se bajaban de un autobús cargados con tres bultos de equipaje en dirección a la cercana calle Tarfia, donde al hijo le esperaba un piso con dos compañeros a los que no conocía, un primer día de clase totalmente distinto al vivido hasta el momento, mucho miedo encima y toda una nueva etapa en la vida, que a día de hoy continua.

Jamás olvidaré el momento en que mi madre se subió al autobús de vuelta y yo me quedé solo en aquella ciudad tan grande y tan desconocida para mi. Tampoco olvidaré esa primera clase de programación en un aula de más de 100 personas. Ni tampoco olvidaré el sueño que tuve aquella noche, en aquella habitación tan pequeña de la calle Tarfia, en la que yo me enfrentaba a un toro que se rezagaba cada vez que yo me decidía a echarle valor.

Tras eso vinieron muchas cosas: Un año y medio de miedos y aislamiento, aquel amigo que decidió por sí sólo que quería ser amigo mío (y lo sigue siendo), aquel 11 M en el que mientras el país estaba horrorizada ante lo que pasaba en Madrid, yo di el primer paso para dejar de ser aquel muchacho lleno de miedos e inseguridades, aquellas alegrías y decepciones al descubrir que ya no era el estudiante brillante del instituto, aquel cumpleaños donde mi mejor regalo fue el título de Ingeniero… los inicios en el mundo laboral, los tropiezos, el estrés, el volver a levantarme. Y tanta gente que ha estado a mi lado. Y tantos que sin saberlo, me han aportado tanto como persona… y tantísimo que he aprendido.

Hoy, 10 años después de iniciar la etapa que cambió mi vida, escribo desde Jerez, un homenaje a Sevilla, la tierra donde me he encontrado a mi mismo. La tierra que me ha hecho crecer. Muchas veces pienso ¿qué habría sido de mi si no me hubiese ido? Pues ni lo se, ni me importa, sólo se que me alegro muchísimo de haber dado ese paso y de haber llegado a donde he llegado hoy día.

A todos los que me habeis acompañado por el camino ¡GRACIAS! Espero seguir caminando con vosotros.

Acerca de ajriver

Soy el resultado de todas las decisiones que he tomado en mi vida... y aunque me haya equivocado muchas veces, no me arrepiento de ninguna de ellas
Esta entrada fue publicada en Disertaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s