Un sueño de cuatro cuerdas

Desde pequeño siempre quise tocar un instrumento, siempre fue mi sueño. Mis padres no son de los que envían al niño al conservatorio, así que el sueño se quedó en eso.

Recuerdo perfectamente que el primer instrumento que quise tocar fue el arpa… sí! el arpa! y todo gracias a un personaje de «Los Caballeros del Zodiaco» que lo tocaba y me emocionaba tanto la melodía que tocaba que le dije a mi madre que quería tocar el arpa. Los años pasaron y el sueño se fue esfumando hasta que llegando ya al final de mis años universitarios resurgió de nuevo, en forma de tocar el piano o la guitarra. Empecé a trabajar y mi independencia económica y de estudios me hizo plantearme el iniciarme en clases de piano o guitarra (piano o guitarra? piano o guitarra?).  Mi amigo Mike me hizo decantar la balanza hacia la guitarra: me compré una por 50€ en el Cash Converters y empecé a guitarrear con Mike… y que no se me mosquee, pero sus métodos didácticos no eran bastante motivadores que se diga.

Entonces llegó un bendito dia… que como otros me dió por jugar al Guitar Hero en la Wii: seleccioné canción – «Go Your Own Way» de Fleetwood Mac – y… ¡mierda! ¡me he equivocado! ¡he seleccionado el bajo en vez de la guitarra! Resignado, empecé a jugar con el bajo y fue entonces que me di cuenta por primera vez de la línea de bajo de esa canción… y de lo terriblemente atractivo que me resultaba tocar el bajo, aunque fuese de pega.

A partir de entonces ocurrió: a cada canción que escuchaba centraba mi atención en su bajo. Y ahí mi sueño pasó a tener cuatro cuerdas… dos años después, muchas dudas, 55€ al mes y 215€ más en una tienda de música de un polígono industrial del Aljarafe sevillano hicieron el sueño realidad, estoy aprendiendo a ser bajista. Ahora lo que era un sueño, es mi  nuevo pequeño (y gran) placer.

Y ahora, los cinco bajistas que dieron forma y definición a mi sueño:

1. John McVie (Fleetwood Mac)

El "Mac" de los Fleetwood

Puedo decir que con él empezó todo. Sólo hay que escuchar el bajo en «Rhiannon» para entender por qué me enganchó. Un maestro.

2. Andy Rourke (The Smiths)

No soy un gran seguidor de los Smiths, pero su bajo en «There is a light that never goes out» me hipnotiza por completo.

3. Cliff Burton (Metallica)

Cliff 'em all!!

Es el bajista de Metallica… ni Newsted ni Trujillo… Cliff es único ¿como no va a serlo alguien que hace que el bajo suene mejor que la guitarra? ¿Alguien ha escuchado (Anesthesia) Pullig Teeth? Eso sólo lo hacía Cliff…

4. John Deacon (Queen)

Salve Maestro

Under Pressure  es de las pocas canciones que casi puedo tocar con el bajo… y eso me hace pensar en lo grande que es este músico (como todos los de Queen). Qué pena que esté retirado, creo que podría dar aún más…

5. Peter Hook

Gran bajista... pero sólo eso

El problema de Hook es que es un imbécil. Si no fuese tan pesetero y no hubiese puteado tanto a sus compañeros de New Order habría sido más halagador al hablar de él. Eso sí, el bajo de Joy Division y New Order son junto con McVie los que más me inspiraron para iniciarme en esto de ser bajista.

Probablemente nunca llegue al nivel de esto… pero si un día logro reunir un buen grupo de amigos con los que poder echar unos buenos ratos tocando algunas canciones que nos sepamos y acompañando al bajo, puedo decir que entonces mi sueño se habrá hecho totalmente realidad.

Hasta el próximo post!

Acerca de ajriver

Soy el resultado de todas las decisiones que he tomado en mi vida... y aunque me haya equivocado muchas veces, no me arrepiento de ninguna de ellas
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un sueño de cuatro cuerdas

  1. Migue Moreo dijo:

    Que guay!! Algo me habían contado de lo del bajo… ¿O lo habré leído por aquí? XD
    La verdad es que mis métodos didácticos no son como para escribir un libro, pero hey! estaba improvisando!! Yo hace mucho que no toco la guitar!! A ver si la retomo y la próxima vez que nos veamos nos hacemos una Jam Session (se dice así 🙂 ¿¿no?)

    Un abrazo!!

    • Ya hombre! Al menos tuviste intención de enseñarme y eso ya tiene su mérito. La verdad es que si no me hubiese iniciado contigo en la guitarra igual nunca habría llegado a este punto, al César lo que es del César 😉

      Pos ya sabes, ve retomando la guitarra!!

  2. Pingback: La Música y la Vida | Construction Time… Again

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s