El Año en que aprendí a construir

Hace muchos años, en un país no muy lejano y en una ciudad menos lejana aún, nació por sorpresa un niño. Aquel niño creció feliz cultivando sueños y fantasías y experimentando también que no todo en dicho mundo era fácil ni bonito, pero nada aparte de lo que la vida en sí suele ser.

Entonces llegó el día en el que al niño le tocó crecer y hacerse adulto… y aunque su cuerpo se iba haciendo adulto, el niño siguió siendo niño pues veía que había ciertos aspectos que le impedían ser el adulto que le habían dicho que tenía que ser. Y así el niño fue creciendo, esperando que algún día el mundo y la vida le diesen el lugar de adulto que le habrían dicho que él tendría… mientras tanto él seguiría siendo niño por dentro hasta que llegase el momento, pues todo lo que tenía que hacer por su parte lo había hecho ya.

Pero ese día no llegó… el niño crecía, y los niños que había a su alrededor se habían hecho adultos en todos los sentidos y habían encontrado justamente el sitio que a él le habían dicho que algún día tendría… pero los planetas no se conjuraban para darle su sitio, y el niño empezó a sentirse triste… muy triste.

De pronto, un día, mientras aquel niño estaba rodeado de adultos, vió algo que le hizo darse cuenta de una cosa: esa plaza de adulto que esperaba no iba a llegar nunca, y que había otras formas de ser adulto… aunque nunca habían sido muy recomendadas por la mayoría de los adultos que lo rodeaban. Sin embargo aquel niño, harto de esperar, decidió buscar su plaza de adulto, emprendiendo un camino tortuoso y menos fácil que el que habían seguido el resto de adultos que conocía… y así fue como aquel niño empezó a construirse su propia plaza de adulto.

Hace no muchos años, los cimientos de aquella plaza estaban ya construídos y eran sólidos y duraderos. Entonces aquel niño empezó a descubrir que él también podía ser un adulto, no de la manera que le habían dicho, pero igual de placentera… y descubrió que no era el único adulto que se construía una plaza de adulto de ese tipo… ¡y aún mejor! aún siendo adulto, podía seguir siendo un niño en muchos aspectos, ya que así disfrutaría aún más de la vida. En el año 2012, aquel niño empezó a encontrar en su nueva plaza de adulto muchas puertas hacia sueños logrados y hacia una existencia más feliz.

Llegó el año 2013, y tras haber abierto tantas puertas, aquel ahora adulto se dio cuenta de que la construcción de su plaza no estaba finalizada… faltaban los pisos más altos, y descubrió que construír aquellos pisos le daba vértigo… mucho vértigo!! además se dio cuenta de que no podía construir tantas cosas a la vez, y que su cuerpo se resentiría… hasta una enfermedad, de las que pasan los niños y él no había pasado, hizo acto de presencia para recordarle esto mismo. También durante la construcción se percató de que a veces, algunas cosas que se construyen al principio son muy bonitas, pero a veces se tuercen y hay que derribarlas parcialmente para volver a construirlas… Entre tanta dificultad, el antes niño se cansó mucho… realmente estaba exhausto, incluso se llegó a plantear si merecía la pena seguir con tanta complicación… con lo fácil que parecía que le había resultado a otra gente.

Entonces se subió arriba del todo y miró al horizonte, era tan evocador… Luego miró a su construcción y vio que le estaba quedando bastante bien… no era ni la mejor ni la más bonita… pero era la suya y le gustaba. Y decidió que no merecía la pena dejarla inacabada. Tras descansar, cogió de nuevo sus herramientas y siguió construyendo.

Y ahora dejando las metáforas atrás y como hago desde hace ya varios años, al 2014 solo le pido una cosa… que nada ni nadie me pare de seguir construyendo 😉

Feliz Año Nuevo a todos!!!!

P.D. Es muy triste que mi anterior post sea precisamente el de año nuevo de 2013… me voy a poner como propósito para el 2014 escribir aunque sea uno al mes!!!

Acerca de ajriver

Soy el resultado de todas las decisiones que he tomado en mi vida... y aunque me haya equivocado muchas veces, no me arrepiento de ninguna de ellas
Esta entrada fue publicada en Disertaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s