¿Cuanto tardarán en echarme de menos…?

Esta semana un músico al que admiro profundamente llamado Steven Wilson ha publicado su cuarto disco en solitario. El disco, el cual lleva publicitándose desde hace casi cuatro meses, se llama «Hand. Cannot. Erase.» y cuando supe por primera vez del mismo, me enteré de que el mismo estaba inspirado en la historia de Joyce Carol Vincent.

Joyce era una chica inglesa que se había criado y vivía en Londres, de madre hindú y padre grenadino (de Grenada, el pequeño país caribeño, no la tierra de la Alhambra 😉 ), la cual fue encontrada muerta en un pequeño apartamento en el que vivía a los 41 años en 2006. Sin embargo, tras examinar su cuerpo, en un avanzadísimo estado de descomposición, descubrieron que esta chica llevaba muerta desde finales del 2003. Joyce, o lo que quedaba de ella, había muerto sola y fue encontrada rodeada de regalos de Navidad que había acabado de envolver. Nadie se había percatado de su fallecimiento en dos años y medio y durante todo ese tiempo la tele había estado encendida y la calefacción funcionando. Solo la acumulación de facturas sin pagar había provocado que alguien se acordase de ella, y fueron sus acreedores los que hicieron el macabro descubrimiento.

La historia de Joyce no deja indiferente a quien la conoce. Joyce tenía 38 años y por lo poco que pudieron saber de ella, había tenido una vida y se había relacionado con otras personas. Sin embargo, en el momento de irse nadie la echó de menos ¿por qué?

En 2011 la directora de cine y documentales británica Carol Morley realizó un trabajo de investigación, quizá más exhaustivo si cabe que el que la policía hizo en su momento de la vida de Joyce. El resultado fue un documental llamado «Dreams of a life» el cual fue lo que inspiró a Steven Wilson a realizar su disco sobre esta historia. Ironías del destino: nadie se acordó de Joyce en más de dos años al morir, y sin embargo hoy hay una película y un disco basados en su vida y su memoria.

De la historia de Joyce no quiero profundizar más, simplemente invito al querido lector de este post a ver el documental y a escuchar este disco (y otros) del gran Steven Wilson. Lo que no termina de darme vueltas en la cabeza, es la idea de que una persona pueda llegar a hacerse tan invisible en la sociedad que el día de su muerte, nadie la eche de menos.

Cuando vine a vivir a Sevilla, me pareció una ciudad lo suficientemente acogedora como para hacer una nueva vida y lo suficientemente grande como desaparecer en ella y no ser reconocido por nadie. Es increíble como en la sociedad actual en el que todos nos empeñamos en demostrar que tenemos una vida maravillosa en el Facebook o Twitter y en ciudades en las que estamos continuamente rodeados de gente, sea tan sumamente fácil desaparecer y que nadie se acuerde de ti.

Son muchas las veces en las que, producto de la lucha de mis demonios internos, he querido hacer precisamente eso mismo, desaparecer. Y sinceramente, no es difícil. La vida me demuestra (especialmente en estos últimos meses lo estoy notando más que nunca) que a veces estamos tan sumamente ocupados en nuestras vidas, que no nos acordamos, como si no necesitáramos el contacto con los demás. Suponemos que las vidas de otros son maravillosas y trabajamos pretendiendo que la nuestra también lo sea.

Afortunadamente, no soy capaz de aguantar mucho tiempo desaparecido, y cada vez que lo he intentado he terminado claudicando y volviéndome a aparecer, pues como he dicho muchas veces, la soledad es un buen sitio para encontrarme, pero uno muy malo para permanecer. No obstante a veces me ha quedado la duda de… si algún día desapareciese del todo ¿cuánto tiempo tardarían en echarme de menos?

Igual es mejor no preguntarse eso, y sencillamente, usar todos los medios que tenemos al alcance y que nos mantienen hipercomunicados para decirle a esa persona que hace tiempo que no vemos «Oye ¿te apetece que nos veamos y nos tomemos un café juntos?»

Acerca de ajriver

Soy el resultado de todas las decisiones que he tomado en mi vida... y aunque me haya equivocado muchas veces, no me arrepiento de ninguna de ellas
Esta entrada fue publicada en Cine, Disertaciones, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Cuanto tardarán en echarme de menos…?

  1. fernando dijo:

    somos guitarra y batería de sevilla,ensayamos mañana. llámame hoy 640298388

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s