Músicos que sabían que el mundo era gilipollas

Talk Talk. En busca de la esencia. ROCKDELUX (2008)He de reconocer que hay una parte de mi que no quiere que esto de la cuarentena acabe. De pronto me he vuelto una máquina de hacer cosas que antes no tenía energía para hacer. Aún me pregunto si cuando llegue eso que los políticos han llamado «nueva normalidad» (término aterrador donde los haya) conservaré este impulso que estoy teniendo estos días.

De entre las muchas cosas que hago, como por ejemplo, desarrollar software por puro placer, colorear Mandalas, escribir canciones y grabar otras cuantas de forma cutre y casera (no, no me ha dado por hacer pan ni por seguir a monitores de fitness por youtube), también me ha dado por escribir. Escribo un diario, a ver si un día me lo publican como el de Ana Frank. Y tenía pendiente escribir en el blog y retomar algo que hacía antiguamente en él: hablar de música.

Hoy he visto una entrevista a un cantante famoso entre los Millenials en la tele. Un chico el cual se ha autodefinido como «cantante», «famosete» y ha mostrado un trozo de una de sus maravillosas creaciones: tunear una canción de Rosario Flores con toneladas de autotune sobre su voz. Evidentemente y sin pretensión de señalar a nadie, esto me ha llevado a mi siempre amado e insaciable lado hater y me ha hecho recordarme dos cosas:

  1. El mundo está lleno de gilipollas.
  2. El coronavirus ha traido una sola cosa buena: le ha dado un ostión en toda la cara a todo el gilipollismo que inundaba al mundo y lo ha desterrado de las calles (bueno… si bien este se ha refugiado en el mundo virtual, pero que se quede ahí y tan a gusto).

Y de pronto han venido a mi mente algunas personas que lograron ser algo grande en la música y protegerse a si mismos, a su arte y en cierta medida a sus oyentes del gilipollismo que imperaba en el mundo en que los rodeba (el mismo que antes de que el bendito coronavirus se lo cargase de un plumazo, inundaba festivales lleno de musica infame y postureo de mierda). Me gustaría hablar de algunos de ellos:

  1. Mark Hollis: Fallecido hace poco más de un año (respecto a la fecha de este post). Mark Hollis era el lider de una banda de culto de los 80 llamada Talk Talk. Este señor, además de tener una capacidad de composición portentosa, se la coló al mundo de la mejor manera que se pueden hacer estas cosas: dándole de su propia medicina. En una década llena de pop con sintetizadores y grupos que a veces rayaban la horterada, Hollis y su banda decidieron entrar en la música a través de esa vía pero con canciones de una complejidad y profundidad nunca vista (escuchen el album It’s My Life como perfecta síntesis de esto que digo). Y tras petarlo como ninguno, consiguieron que las discográfica les diese carta blanca en los siguientes discos: de los sintetizadores pasaron a la improvisación con instrumentos reales y tras un disco sofisticado, pero ciertamente facil de oir (el grandioso The Colour Of Spring), lanzaron un par de discos totalmente anticomerciales y llenos de improvisaciones y capas de sonido que hoy en dia están considerados como cruciales en la creación del Post-Rock (Spirit of Eden y Laughing Stock). Tras hacer esto, el bueno de Hollis había dicho todo lo que tenía que decir en la música, desapareció por completo (solo tuvo un fugaz retorno en 1998 con un disco similar a los dos anteriores bajo su nombre) y se dedicó a la vida familiar y el anonimato. El estaba muy por encima de postureo y mierdas varias. Lo mejor sin duda era su caracter sarcástico: y buena fe de ello es este «intento» de videoclip de su tema Dum Dum Girl el cual, lo borda vocalmente y al mismo tiempo se chotea de todo… pero con clase: https://www.youtube.com/watch?v=nBcjrlg_WSY
  2.  Kraftwerk: En verdad hablar de ellos es un poco paradójico porque Ralph Hütter y Florian Schneider eran y son dos personas bastante raras, y de maneras que en cierta medidan rayan lo antisocial en muchos aspectos… pero que siendo uno de los grupos más influyentes salidos de la antigua Alemania Occidental, dedicasen absolutamente su vida y dinero a su Kling Klang Studio y a hacer música rompedora a cada disco, los cuales han sentado la base de muchísimos estilos musicales de hoy dia, en lugar de entregarse a los placeres de la fama y el dinero fácil es digno de puro reconocimiento. Si encima fueron capaces de dejar de hacer música cuando su disco Electric Café no tuvo el impacto de sus anteriores porque comprendían que ya habían aportado lo que tenían que aportar y era el momento de otras bandas, esto ya es puro ejercicio de dignidad e integridad. A día de hoy mantienen las giras (solo Ralph, Florian se bajó del carro hace una década), pero siguen igual de herméticos, misteriosos y en cierta medida, íntegros, que siempre.
  3. Madonna: Y aquí más de uno dirá ¿ein? ¿qué se ha fumao este? Bueno, Madonna está ahora en un momento que no calificaría de gilipollesco, sino de directamente lamentable. La diva trasnochada que no afinó ni una nota cuando fue invitada a cantar en Eurovisión y que se hace videos en una bañera de lujo con pétalos de rosa diciendo que el Covd19 es el «gran igualador» no merece estar en esta lista. Pero la Madonna de 1998 sí que se lo merece. Y es que antes de que se le fuese la pinza de manera (me temo) irreversible, Madonna tuvo una época de lucidez en 1998 que le hizo sacar uno de los discos más impecables de los 90: el inigualable Ray Of Light. Yo raramente soporto un disco de Madonna, aún menos si es de la última década… pero Ray Of Light es una delicia que se disfruta de cabo a rabo… donde hubo una Madonna que se dio cuenta de que lo mejor para hacer un disco en condiciones era tranquilizarse, mostrarse tal como era, sin personajes inventados ni postureos, sin sujetadores en forma de cono y cantando mejor que nunca. El video de Drowned World/Substitute for Love (tema que abre el disco) muestra esto a la perfección: https://www.youtube.com/watch?v=6rsdGjNWiIw

Y por ahora (y a estas horas) no se me ocurren más… pero en cuanto me vengan a la cabeza estos días espero que me de para otro post.

En el fondo la enseñanza que me gustaría sacar de esto es el auténtico valor que tiene el ser auténtico: conocerse a si mismo… saber lo que uno lleva dentro, lo que puede dar al mundo… y darlo. Sin más pretensiones. De ahí nacen cosas grandes.

Ánimo en esta cuarentena… y en lo que esté por llegar.

 

Acerca de ajriver

Soy el resultado de todas las decisiones que he tomado en mi vida... y aunque me haya equivocado muchas veces, no me arrepiento de ninguna de ellas
Esta entrada fue publicada en Disertaciones, Música. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s